La Tierra podría estar asistiendo a una aceleración del calentamiento global

Calentamiento Global

Cambio climático

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Con información de The Guardian)

Los científicos dicen que los cambios cíclicos en el océano Pacífico han lanzado a la superficie de la Tierra a lo que podría ser una aceleración del calentamiento sin precedentes, después de una reducción en la tasa del calentamiento que ha durado 15 años.

Mientras se culpa a El Niño por la racha de inundaciones, tormentas y temperaturas fuera de estación en todo el planeta, un ciclo mucho más lento en el océano Pacífico ha estado jugando también un papel en récord de calentamiento. Los efectos recientes en los ciclos del océano están siendo amplificados por el cambio climático.

Un cambio súbito se detectó en 2014 en el lento y esquivo ciclo oceánico conocido con la Oscilación Decadal del Pacífico, ODP, que también tiene otros nombres como la Oscilación Interdecadal del Pacífico. A pesar de la incertidumbre sobre la naturaleza fundamental de la OPD, destacados científicos vincularon el cambio de fase en 2014 con un rápido incremento en la temperatura superficial global.

Los efectos de la ODP en el calentamiento global pueden ser comparados a una escalera, con el calentamiento estabilizándose por periodos, típicamente de más de una década, y después una brusca subida.

Me parece que es bastante probable que hayamos subido un peldaño“, dice Kevin Trenberth, un científico del National Center for Atmospheric Research.

El cambio de 2014 desde la fase fría ODP a la fase cálida, que se parecía ligeramente a un largo y prolongado evento de El Niño, contribuyó al record de la temperatura superficial en el planeta en 2014.

El récord de calor establecido en 2014 fue sobrepasado de nuevo en 2015, cuando la temperatura global llegó a 1°C por encima de los promedios preindustriales, empeorando las inundaciones, las olas de calor y las tormentas.

Trenberth está entre un escuadrón informal de científicos que en años recientes se había dedicado a comprender el ralentizamiento en las tasas de calentamiento superficial que empezó a principios de los 90 y al que algunos apodaron como la “pausa” o el “hiato” en el calentamiento global.

Una conjunto de recientes investigaciones ha indicado que el frenazo fue menos pronunciado de lo que previamente se pensaba, llevando a algunos científicos a afirmar que estas definiciones son inexactas y deberían ser abandonadas.

El frenazo en el calentamiento no era estadísticamente significativo, supongo, si tienes adecuadamente en cuenta la variabilidad natural, lo que incluye la ODP”, dice Trenberth. “Este es un tipo de argumento que la gente ha estado haciendo; que incluso si había algo de menos calentamiento o pausa o llámalo como quieras, no estaba fuera de los límites, y entonces no deberíamos haber puesto una etiqueta”.

El menor calentamiento en los aproximadamente últimos 15 años estaba unido a una fase negativa de la ODP que es también llamada la fase fría. Esta fase estimula fuertes vientos alisios que entierran más calor bajo las superficies del mar, contribuyendo a los extraordinarios niveles de calentamiento registrados en los océanos. Una fase similar llevó a un ligero enfriamiento del planeta desde los a los años 40 a los 70.

“La última vez que fuimos de una fase negativa a una positiva fue a mediados de los 70,” comenta Gerald Meehl, un científico del National Center for Atmospheric Research. “Después tuvimos unas tasas más altas de calentamiento global desde los 70 hasta final de los 90, comparados con los 30 años anteriores”.

“No es una línea inclinada hacia arriba,” según Meehl. “A veces, es más pronunciada, a veces no.”

Los efectos de la fase cálida de la ODP y el actual El NIño podrían ser acumulativos en términos del calentamiento del planeta. También parece probable que los cambios en los ciclos de los océanos están unidos, con cambios entre El Niño y La Niña llevando a cambios en el ciclo ODP.

O, quizás la ODP no existe al final, más que como una pila limpia de datos y es simplemente una manifestación de los cambios en el ciclo moviéndose cerca entre el Niño y La Niña.

“Hay algo de debate sobre si hay una baja frecuencia de oscilación, ¿hay una oscilación decadal distinguible? Dice el profesor de meteorología en Penn State, Michael Mann. “O es lo que llamamos una oscilación de baja frecuencia solo a un cambio sobre el tiempo en la frecuencia y magnitud de eventos individuales de El Niño y La Niña?”

Independientemente, “parece bastante probable que hemos transitado de un periodo de tiempo donde había una prevalencia por condiciones de La Niña,” afirma Mann. “Durante los pasados años ha habido un estado multianual de El Niño, y ha culminado con una extremadamente largo evento de El Niño.”

Las fases del futuro de la ODP no frenarán o acelerarán la tasa global a largo plazo del calentamiento global. Este continuará creciendo con los niveles de contaminación. Pero los científicos esperan un calor más intenso en los próximos meses, que debería traer con él un tiempo más templado.

“Hay muchas cosas en este momento que nos han colocado en curso de tener un comienzo realmente cálido de 2016,” dice el científico del National Oceanic and Atmospheric Administration, Nate Mantua. “Veo complicado que no veamos un nuevo record o cerca del record en las temperatura superficial media global durante al menos la primera mitad de 2016″.

facebooktwittergoogle_plusmail