La recuperación de playas en Cuba

La zona de playa del hotel Memories Varadero totalmente recuperada luego del paso del huracán Irma por la costa norte de Cuba. (Matanzas, el 23 de septiembre de 2017). Foto: Bárbara Vasallo/ ACN.

Los procesos de erosión que deterioran las condiciones naturales y de uso de las playas han conducido a la aplicación de diferentes alternativas tanto legales como ingenieras para su conservación y rehabilitación.

En la mayoría de los balnearios del mundo se está produciendo de forma generalizada un proceso de transformación y degradación que se muestra en buena medida irreversible, la erosión costera.

Las playas de Cuba no escapan de los efectos de este fenómeno. Con más de 6 mil km de costas, el Archipiélago Cubano exhibe unas 430 playas arenosas. El 86% de ellas muestran indicios de erosión donde la línea de costa retrocede a un ritmo de uno a dos metros por año, lo que provoca la pérdida de superficies útiles para la recreación con el correspondiente impacto negativo en las actividades turísticas, lo que sustenta la aplicación de acciones legales e ingenieras para su control.

El problema de la erosión es generado fundamentalmente por las acciones incorrectas del hombre. Por un lado las construcciones sobre las dunas litorales, las extracciones de arena, la tala de la vegetación costera, etc., y por otro la significativa incidencia en los cambios del clima a nivel global, principalmente la elevación del nivel del mar, entre otros. La zona costera constituye la interfase entre la atmósfera, la hidrósfera y la litósfera, lo que la hace especialmente dinámica y sensible a dichos cambios climáticos.

El Decreto Ley 212-2000, cuya implementación garantiza la protección y uso sostenible de la zona costera, y la ejecución de soluciones ingenieras agrupadas en Rígidas (construcción de muros, espigones, diques, etc.) y Blandas (Alimentación Artificial de Arena).

Acciones para la preservación y rehabilitación de la zona costera.

Las soluciones rígidas ejecutadas en playas arenosas han tenido el principal propósito de proteger del impacto de la actividad del oleaje y las penetraciones del mar, todo lo construido muy próximo a la orilla, sin tener en cuenta en la mayoría de los casos el efecto que esas obras producen en la dinámica litoral con manifestaciones mayormente perjudiciales que beneficiosas. En cambio, la alimentación artificial de arena constituye la alternativa más ventajosa para contrarrestar los efectos de la erosión en las playas, permitiendo restablecer las condiciones paisajísticas y de uso que caracterizan a los litorales arenosos y defender de forma efectiva la zona costera ante el impacto del Cambio Climático.

Desde hace más de 20 años, la Empresa Inversiones GAMMA S.A. ha dirigido sus esfuerzos a la rehabilitación de las playas cubanas, extendiendo la experiencia adquirida a la solución de problemas costeros en la región del Caribe. Se destaca en Cuba la concepción y coordinación del Programa Nacional de Recuperación de Playas, el cual responde a la demanda de las instituciones turísticas con la misión de trazar la estrategia de recuperación de playas a nivel nacional y asegurar su implementación.

Entre los resultados alcanzados en la gestión de Inversiones GAMMA S.A., se destaca la realización de los estudios, proyectos y ejecución de los vertimientos de arena en la playa de Varadero en los años 2008, 2009, 2010 y 2012 con el aporte de más de un millón de metros cúbicos de arena, beneficiándose 11 Km de playa en el principal polo turístico del país.

En el 2016, en respuesta a la demanda de recuperación de playas del Ministerio de Turismo, Inversiones GAMMA S.A contrató los servicios de dragado a la empresa holandesa Van Oord para ejecutar los vertimientos de arena en el destino turístico de Jardines del Rey, provincia de Ciego de Ávila, donde fueron vertidos 630 mil metros cúbicos de arena a lo largo de seis Km de costa, recuperando Playa El Paso en Cayo Guillermo y Flamenco y Las Coloradas en Cayo Coco.

La arena fue extraída de dos depósitos marinos, debidamente estudiados por especialistas de Inversiones GAMMA S.A., los cuales se extienden en unas 70 hectáreas de la plataforma submarina al norte de Cayo Guillermo y Coco, en profundidades entre 22 y 24 m y un volumen de arena disponible de más de un millón de metros cúbicos en cada una de ellas. Los granos de arena presentan un diámetro medio de 0.44 milímetros, compatible con la arena nativa de las playas a recuperar.

La franja de playa que existía frente a los hoteles en explotación, antes del vertimiento de arena, no superaba los cinco metros de ancho, limitando los servicios en la costa, referidos fundamentalmente a la poca área de sol para los bañistas. El reducido espacio que disponía la playa en su parte emergida, resultaba insuficiente para asimilar la carga de turistas que habitualmente disponen dichos hoteles, afectando la calidad del producto turístico que se  brinda, en contraste con su vocación de sol y playa.

Con la ejecución del vertimiento de arena se ha logrado incrementar su ancho en unos 40 metros, beneficiándose también las áreas de duna afectadas por los procesos de erosión, lo que ha permitido restablecer los servicios en la playa, con mayor y mejor área de sol para uso y disfrute de los turistas nacionales y extranjeros, lo que favorece las operaciones comerciales de las instalaciones hoteleras, teniendo en cuenta que la playa recuperada se corresponde con los estándares que brindan los hoteles con categoría cuatro y cinco estrellas.

En el 2017 ha sido ejecutado un trabajo similar y también con resultados exitosos en las playas de Cayo Las Brujas y Cayo Santa María en la provincia de Villa Clara, los cuales se extendieron hasta enero de 2018, quedando recuperados y protegidos siete kilómetros de costa, con el aporte de 730 mil metros cúbicos de arena en cinco sectores de playa.

Estrategia para la recuperación de las playas de Cuba.

En correspondencia con la demanda de recuperación de playas de las instituciones turísticas para el periodo 2016-2030, se avanza en los estudios y proyectos ejecutivos de recuperación de las playas, acorde con el programa nacional adoptado a tal efecto y su implementación anual en los principales polos turísticos del país: Playas del Este, Varadero, Villa Clara, Jardines del Rey, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Cayo Largo, Ancón.

De esta forma se logra con la mejora de la calidad de las playas el incremento de la capacidad de acogida de turistas y se eleva la comercialización de este recurso natural recuperado, que por sus atractivos, es el que más se promociona y se vende.

En este sentido Inversiones GAMMA S.A. continúa incentivando el perfeccionamiento de las metodologías de trabajo para obtener información de campo más rigurosa y eficiente y se contribuya a perfilar soluciones más efectivas para lograr una mayor estabilidad de las playas tanto en su parte sumergida (área de baño) como en la emergida (área de exposición solar), a través de la ejecución de la técnica de alimentación artificial de arena con el uso de dragas de succión en marcha.

La Empresa Inversiones GAMMA S.A., ha demostrado con sus resultados que tiene la capacidad de integrar todo el proceso, desde la realización de los estudios y proyectos de recuperación de las playas y la preparación de las inversiones, hasta la ejecución de los vertimientos de arena incluyendo la supervisión técnica de las obras.

El Programa de Recuperación de Playas se ha integrado a la Tarea Vida, plan de estado para el enfrentamiento al cambio climático, a partir de 2017 y con una proyección hasta el 2100, concebido como un sistema único, considerando además de las playas a las que se asocia el desarrollo del turismo, aquellas que son mayormente utilizadas por nuestra población, creando e incrementando los espacios de playa y protegiendo la zona costera y las infraestructuras existentes próximas a ellas, de los efectos de la erosión.

Por: Ernesto Tristá Barrera
CUBADEBATE
facebooktwittergoogle_plusmail