Cuba: Aunque llueve, persiste la sequía hidrológica

Foto: Yoán Pérez.

Aunque el periodo húmedo –que se extiende de mayo a octubre– muestra hasta la fecha un déficit de lluvia, en los primeros 19 días del mes de julio el comportamiento es favorable en cuanto a cantidad y distribución espacial.
Así refirió a la prensa, este jueves, el máster en Ciencias Argelio Fernández Richelme, especialista principal del grupo de servicio hidrológico y seguridad del agua del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

El especialista argumentó que han caído 85 milímetros de agua, o sea un 63 % de la media histórica para un mes de julio y que la distribución espacial ha sido bastante uniforme: 63 % de precipitaciones en la región occidental, 75 % en la central, y 62 % en la oriental.

No obstante –puntualizó– las provincias donde menos ha llovido son Artemisa (39 %), Holguín (45 %) y Santiago de Cuba (50 %) y por el contrario las más privilegiadas son Granma (85 %) y Sancti Spíritus (76 %).

En este último territorio –subrayó– la presa Zaza, la más grande del país que estaba en las peores condiciones de su historia, y con demandas importantes que satisfacer, aumentó de 111 millones de metros cúbicos a inicio de julio a 153 millones de metros cúbicos.

Fernández Richelme señaló que durante el mes se mantienen 42 municipios con acumulados de precipitaciones inferiores al 50 %, nueve con acumulados inferiores al 25 % y uno en que no ha llovido, que es Imías, al sur de Guantánamo.

PERIODO HÚMEDO: DE MAYO A OCTUBRE

En lo que va de este periodo hay un acumulado de precipitaciones del 85 % respecto a la media histórica. La mejor situación la presenta el Occidente con un 103 %, no existiendo un comportamiento muy favorable en el resto del país, apuntó el especialista.

El mínimo de lluvias se aprecia en las provincias de Guantánamo (64 %), Ciego de Ávila (65 %) y la Isla de la Juventud (66 %).

Por otra parte –informó– el acumulado nacional de agua embalsada está hoy en 3 653 millones de metros cúbicos para el 40 % de la capacidad total. En diez provincias el almacenamiento es inferior al 50 % de su capacidad y cuatro están en estado crítico que no llegan al 25 % (Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey).

«De los 242 embalses del país, en estos momentos hay 23 secos, siendo Camagüey el territorio con más en ese estado».

Precisó que los embalses de abasto a la población están al 43 % de la capacidad total, sin producirse incremento en lo transcurrido de mes. De los 77 embalses que satisfacen las demandas de este usuario hay dos secos hoy.
La mejor situación en este sentido –añadió– la presentan Pinar del Río y Artemisa, ambas por encima del 65 % mientras que en estado crítico están Villa Clara, Ciego de Ávila y Las Tunas.

Los embalses destinados al arroz están al 31 % de su capacidad de llenado.

En cuanto al agua subterránea, Fernández Richelme comentó que ha habido cierta recuperación en las últimas semanas, en las que 61 acuíferos se han mantenido con tendencia al ascenso de sus niveles. «De las 100 cuencas subterráneas, 69 se encuentran en estado normal, nueve en estado crítico (pertenecientes a Ciego de Ávila y Camagüey) y 22 en desfavorable».

 

facebooktwittergoogle_plusmail